El vino siempre con amigos

Disfrutar del vino es más fácil de lo que pueda parecer.

No conviene complicarnos mucho  a la hora de disfrutar del vino. Pero si convine tener unas nociones básicas  de como tratar el vino para obtener todo lo que el vino nos puede ofrecer.  Los tips  prometidos:

1. El precio es lo de menos. Elegir vinos por el costo más alto puede ser una doble decepción te puedes gastar mucho dinero y no obtener del vino lo que esperas. En el precio influyen muchos componentes y no siempre tienen que ver con la calidad. El marketing, el prestigio de la marca, hasta la botella bonita, o el diseño de la etiqueta también se pagan aunque no tengan que ver con la calidad del vino. Puedes encontrar grandes vinos con preciso muy diferentes.

Si te los puedes permitir enhorabuena tienes mucho dinero, sino existen otros grandes vinos por algunos miles de euros en cada botella. Tú mismo.

2. Los vinos de crianza o reserva, pasaron hasta 3 años en barrica, y los puedes guardar entre 6 y 8 años. Mientras que los Gran Reserva los puedes guardar hasta 10 años. ¿Esto quiere decir que son grandes vinos?, no, lo que quiere decir es que puedes disfrutarlo durante más tiempo.

Con estos vinos puedes disfrutar mucho si has acertado o acordarte quien te lo vendió en caso contrario, y en algunos casos, acordarte del que lo vendió injustamente,  por que lo has guardado mal o durante demasiado tiempo y se ha echado a perder.
Una recomendación no suele ser una gran idea guardar el vino para tus nietos, por qué cuando habrán la botella posiblemente el vino se haya pasado. Así que disfrútalo mientras puedas.

3. A la hora de guardar los vinos en tu casa, procura que ésta se ubique en un lugar con buena humedad, sobre el 70%-75%. De esa manera evitarás que se reseque el corcho de la botella en caso de que la humedad sea escasa, impidiendo así que se filtre el contenido en él y se eche a perder.  Sin embargo, tampoco permitas que aumente muy por encima del 75%, porque puede fomentar el crecimiento de moho y hacer que las etiquetas se aflojen.

Puedes comprar un higrómetro para registrar las condiciones de humedad y emplear técnicas de humidificación o deshumidificación según sea necesario.

4. Recuerda que el vino es un ser vivo, por lo tanto evoluciona y le afecta la Luz.  Aléjalo de los lugares donde incida la luz, la luz afecta negativamente al vino, corres el riesgo de que se hecha a perder antes de tiempo.
Aíslalo no lo almacenes junto a algo que tenga un olor fuerte, ya que este penetrará a través del corcho y lo contaminará. La buena ventilación puede ayudar a evitar que los olores fuertes o simplemente el olor a humedad entren en contacto con el vino.

5. La temperatura en un ambiente de almacenamiento de vino debe ser lo más constante posible. Todos los cambios deben ocurrir gradualmente. Mientras mayores sean los cambios de temperatura que sufre el vino, más prematuro será su envejecimiento. La temperatura nunca debe fluctuar en más de 1,5°C (3°F) al día y en 2,5°C (5°F) al año, especialmente en los tintos, que sufren más problemas relacionados con la temperatura que los blancos.

6. Si se almacenas  la botella verticalmente durante un tiempo prolongado y la botella lleva corcho natural, los corchos se secarán y, con el tiempo, el aire llegará al vino, arruinándolo. Así que mejor acuesta la botella para que descanse cómoda.

7. Servir un vino a una temperatura no adecuada puede modificar la percepción de las características del vino. La temperatura tiene más importancia de la que en principio se le puede suponer. Una temperatura inadecuada repercute muy negativamente en el vino. Os dejo una pequeña chuleta de Lineal Creativos para que os sirva de orientación.

Temperatura del Vino

8. Si quieres enfriarlo  si la temperatura es elevada, o simplemente no quieres que aumente la temperatura del vino, ponlo en una cubeta con hielos y con agua cubriendo la botella. Siempre es mejor que la temperatura de la botella baje lentamente, un enfriamiento demasiado rápido puede acabar con algunas de las características del vino.

9. Trata de tomar el vino en una copa adecuada, los aromas te resaltarán más y sabrá mucho mejor.

El vino añejo requiere una copa con boca ancha y fondo pequeño; los más jóvenes, por su parte, precisan un fondo más grande y una boca más cerrada.

Los espumosos y champanes deben servirse en copas aflautadas o ‘fluté’, que son altas, delgadas, de fondo pequeño y cónicas en la parte superior. Son adecuadas porque permiten que el vino no pierda su efervescencia y sus aromas se aposenten.

El blanco y tinto pueden servirse en la misma copa, aunque lo ideal es que la copa del vino tinto sea algo más grande, ya que un vino de sabor más fuerte y necesita moverse para poder respirar.

Es importante no sujetar la copa en la palma de la mano, aumenta la temperatura del vino y dificulta el disfrute del mismo.

10. La última pero la más importante, si el vino se bebe en buena compañía se disfruta doblemente. Así que ya sabes comparte la botella con los amigos o con tu pareja lo disfrutarás más, y te sabrá mejor.

¿Algún imprescindible más? Podéis dejar vuestros comentarios

Si te ha gustado comparte el post, no es tan satisfactorio como compartir un vino pero se le acerca.

10 Tips sobre el vino que no conviene olvidar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

El sitio Web utiliza cookies para mejorar su experiencia de usuario, si continuar navegando supone que acepta el uso de las cookies de la Web y nuestra política de cookies. Para más información haga click.

ACEPTAR