uvas

La calidad del vino no se mide únicamente por el tipo de uva. 

Hay cientos de tipos de uvas con las que se puede elaborar un vino: Tempranillo, Garnacha, Mencia, Pinot Noir, Cabernet, Albariño, Graciano, Monastrell, Verdejo, Treixadura, una de las gracias de mundo del vino es conocer y probar variedades de uva.

Existen más de 4.500 variedades de uvas vinificables reconocidas por lo que si quieres probarlas todas tendrás que planificar muy bien tu vida.

Si bien es cierto que en Europa nos preocupa enormemente el lugar de origen, la denominación a la que pertenece, incluso el viñedo de donde viene el vino, los nuevos productores de otras zonas del mundo, han dado una relevancia a los nombres de las uvas, que ha calado en la mente de los consumidores.

Viñedo

¿Pero realmente está justificado esa importancia del nombre de las uvas?

Sí son uno de los factores determinantes en la calidad y bondad del vino utilizada, o mejor, las variedades de uvas utilizadas en un vino.

Uno de los factores, me atrevería a decir que uno más de varios, pero esa simplificación es bastante absurda de comprar un vino solo por el tipo o tipo de uva que llevan en su composición no se sostiene.

La calidad del vino no se mide solamente por el tipo de uva o tipos de uvas que están presentes en la botella.

Hay cientos de tipos de uvas con las que se puede elaborar un buen vino Tempranillo, Garnacha, Mencia, Pinot Noir, Cabernet, Albariño, Graciano, Monastrell, Verdejo, Treixadura, una de las gracias de mundo del vino es conocer y probar variedades de uva.

Si bien es cierto que en Europa nos preocupa enormemente el lugar de origen, la denominación a la que pertenece, incluso el viñedo de donde viene el vino, los nuevos productores de otras zonas del mundo, han dado una relevancia a los nombres de las uvas, que ha calado en la mente de los consumidores.

Pero ¿realmente está justificado esa importancia del nombre de las uvas?

Sí son uno de los factores determinantes en la calidad y bondad del vino es la variedad de uva utilizada, o mejor, las variedades de uvas utilizadas en un vino.

Uno de los factores, me atrevería a decir que uno más de varios, pero esa simplificación es bastante absurda de comprar un vino solo por el tipo o tipo de uva que llevan en su composición no se sostiene.

Si esto fuese así una parra de una variedad determinada plantada en cualquier sitio, en cualquier clima, y con cualquier procesamiento daría un vino de la misma calidad, y esto no es así, ni en el vino, ni el café, ni en cualquier otro vegetal comestible.

¿Entonces cuales son los factores que influyen en la calidad del vino?

Destacaremos los cuatro más importantes:

El tipo de uva es uno de ellos.

Es importante que tengamos en cuenta que los tipos de uva que se utilicen en la producción de vino, repercutirán en en el sabor y en la calidad del vino.

Ellos son los que le ofrecerán a esta bebida un sabor único e incomparable.

Puede producirse el vino desde un solo tipo de uva hablaríamos de vinos monovarietales o varietal , también podríamos incluir con este nombre a mezclas que tengan una uva dominante por encima del 85% del total.

Existen denominaciones que exigen denominaciones o regiones que exigen un 100% para incluir la variedad en la etiqueta como es el caso de Rías Baixas con la variedad Albariño o en Francia para poder poder poner en la botella el nombre de la variedad uva.

La otra posibilidad está en obtener vinos de mezclas de varios tipos de uvas.

Por otra parte esta el Vino de corte, de assemblage, genérico o multivarietal aquellos vinos en los que intervienen al menos dos variedades de uva (bivarietales), y de ahí para arriba. Son conocidos los vinos de corte de Bordeaux o los Chateau Neuf du Pape del Valle del Ródano que combina hasta 13 variedades.

En general, en los vinos de assemblage se busca el complemento y suplemento entre las variedades de uvas que se producen en una región determinada, buscando que cada variedad de uvas entregue lo mejor de si para obtener un vino redondo y equilibrado.

Las posibilidades de combinación son prácticamente infinitas, recordemos que tenemos más de 4.500 variedades de uvas vinificables reconocidas y que estas se pueden combinar.

La uva que se usa en cada producción de vino, es uno de los factores fundamentales para lograr un vino de excelente calidad, sin buena uva no existe buen vino.

La publicidad del Cabernet Sauvignon o del Chardonnay, a su mente emergen imágenes de calidad, exquisitez, sabor supremo y único.  Sin embargo, las cepas de ese viñedo que se cultivó en un suelo determinado, soportan un clima determinado y se eligen unas técnicas para su elaboración, es al final es el conjunto de estos elementos el protagonista indispensable en esta historia.

Un elemento clave para entender lo que aporta las uvas es que su calidad será mayor dependiendo de su afinidad con su ambiente natural donde se han plantado las cepas para lograr una gran calidad en su cosecha.

Es decir que cada tipo de uva da sus mejores resultados con un tipo de suelo, clima, horas de insolación, etc., adecuado, por el contrario dará menos calidad cuando estos elementos no lo son.

Es decir que si compras un vino por el tipo de uva, y esa uva se ha producido en una región con unas características climáticas, de suelos, tratamiento de la uva, etc no adecuadas, el vino no será bueno por mucho que se Pinot Noir, Tempranillo o Merlot que figure en la etiqueta.

El Suelo

El que una cepa este plantada en una tierra adecuada para el tipo de cepa o no influirá en la calidad del vino.

Es necesario tener en cuenta diversos aspectos como la estructura del suelo, es decir, la forma en la que se disponen los elementos físicos del suelo (arcilla, sílice, caliza, humus).

La profundidad, el espesor del suelo que puede ser explorado por las raíces de la planta; la temperatura del terreno, que incide en el desarrollo de los procesos biológicos que tienen lugar en la tierra.

El color del suelo, ya que su acción influye sobre su temperatura y la atmósfera más próxima a él, incidiendo por tanto en la maduración final de los frutos.

La presencia de piedras o guijarros menudos, que afecta positivamente a la aptitud del suelo para la viña dado que mejora las condiciones de aireación y la sanidad del suelo.

Su composición, ya que la vid extrae del terreno las sustancias minerales que le son necesarias para su existencia y cuya cuantía, por exceso o defecto, es determinante en la calidad del vino.

La cepa de cada tipo de uvas necesita unas condiciones que le van bien a la planta dar el vino que esperamos de ese suelo, que no tienen por qué ser las mismas de otro tipo de cepa diferente.

El clima

La uva es una planta, requiere de un tiempo de crecimiento que incluye la inactividad, el florecimiento, el crecimiento, la maduración y la cosecha.

Todas estas etapas se encontrarán influenciadas en gran medida por la humedad y la temperatura de la zona donde esté plantada la cepa, unidas al resto de circunstancias ambientales a las que se encuentren expuestas como las horas de insolación, etc.

Al igual que el suelo cada tipo de cepas requiere unas condiciones que son ideales para esa cepa, pero no tiene por que serlo para otra.

Las variables son tantas que incluso en una misma zona no todos los años las cosechas, son de igual calidad, y las añadas se clasifican según su nivel de excelencia del vino producido ese año en una zona determinada.

Procesamiento de la uva

La forma en que el productor de vino cuida cada planta será el impacto que las uvas tendrán en la calidad posterior del vino.

La calidad del vino serán la forma y mecanismo utilizado para recoger la cosecha, cuanto tiempo tarda la uva en procesarse, el dónde y cómo se ponen a fermentar la uva y la levadura utilizada, junto al tiempo de envejecimiento del vino, si pasa el vino por madera o no, etc. serán elementos que  influirán en el tipo y calidad del vino que acabes por poner en tu mesas.

Quizá no sean los únicos factores pero si los más destacados, así que amante del vino no te deje guiar solo por el nombre de la uva como elemento de calidad, son cientos los elementos que influyen en la calidad del vino, la uva, es uno de ellos y de los importantes, pero no el único, solo uno más entre otros factores también importantes para conseguir una buena calidad del vino que tomas.

Unir tipo de uva a calidad del vino tiene que ver más con el marketing que con la calidad.

Si te ha gustado siéntete libre de enlazar, o promocionar el post en tus redes sociales desde Vinos de Suárez te lo agradecemos.

Calidad del vino. ¿Está en el tipo de uva?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

El sitio Web utiliza cookies para mejorar su experiencia de usuario, si continuar navegando supone que acepta el uso de las cookies de la Web y nuestra política de cookies. Para más información haga click.

ACEPTAR
Aviso de cookies