Botella y uvas de vino blanco

Muchos de vosotros os habréis preguntado como se elabora un vino blanco joven.

¿Qué procesos son necesarios para llevar un vino a tu mesa?

Si continuáis leyendo veréis que la vinificación es un proceso laborioso con unas cuantas fases necesarias para conseguir un vino blanco pleno de aroma, sabor, y agradable a la vista. Como siempre que hablamos de algún proceso lo hacemos de manera general, por lo cual distintas zonas pueden tener peculiaridades en su forma de elavoración.

Comenzaremos a explicar el proceso desde que llegan la uvas a la bodega de recién vendimiadas.

1º proceso maceración en Frío del vino Blanco.

Tras la recepción de la uva en la bodega, el mosto se mantiene en contacto con los hollejos de la uva. Pero lo que pretendemos evitar con este proceso es que se inicie el proceso de fermentación. Para evitarlo utilizamos la aplicación de frío.

¿Cual es el objetivo de la maceración en frío del vino blanco?

El objetivo no es otro que extraer de los hollejos todo el potencial aromático y gustativo de la uva.

Prensado del vino

Este proceso todos lo conocéis, básicamente es introducir la uva en la prensa, que no es otra cosa una máquina que presiona la uva hasta extraer todo el mosto presente en la uva.

El objetivo no es otro que extraer el mosto de la uva, que será la base del futuro vino blanco.

Desfangado del vino blanco

Es proceso de eliminación de las materias sólidas existentes en suspensión en el mosto después de ser prensadas las uvas en la elaboración de vinos blancos.

Sirve para obtener un mosto limpio, de modo que en fermentación dará como resultado unos aromas más limpios en un vino bien desfangado que en uno que no se haya realizado correctamente este proceso.

Fermentación

En realidad es el proceso por el cual el mosto se convierte en vino. Vamos a ser un poco más técnicos y explicar que es proceso por el azúcar del mosto se convierte en alcohol etílico mediante la acción de las levaduras naturales presentes en el hollejo de la uva (en la pruina) y o las que se le adicionan en la propia bodega para obtener un proceso más controlado. Se trata de uno de los momentos fundamentales del proceso de elaboración del vino.

En regiones humedas como las que producen el Rutas do Destino, nuestro vino albariño, o incluso el Rutas do Camiño nuestro Ribeiro. Es habitual que, deciamos, que los vinos de las zonas más húmedas, dotados de una alta proporción de ácido málico, ausente en los vinos de lugares más cálidos, son sometidos a una segunda fermentación denominada maloláctica o maloalcohólica. Mediante la acción de bacterias (maloláctica) o levaduras (maloalcohólica), el ácido málico se transforma en ácido láctico o en alcohol. Este proceso se puede realizar tanto de forma simultánea a la fermentación alcohólica o posteriormente.

Sin el proceso de fermentación no podemos hablar de vino, es el proceso esencial para que el vino sea una bebida con alcohol, si bien, no es la única vía para la producción de alcohol.

Los vinos elaborados mediante maceración carbónica (con uva entera sin despalillar), también se produce alcohol dentro de la baya mediante un proceso enzimático. Pero esto es otra historia.

Trasiegos

Consiste en separar el vino de las lías acumuladas en el fondo de los depósitos y barricas.

Las lías son los restos de las levaduras y otras sustancias sólidas que quedan en el fondo de los recipientes donde se deposita el vino para que fermente.

Crianza sobre lías del vino blanco

Es un proceso que ni mucho menos todos los vinos blancos realizan, de hecho no son muchos los que pasan por este proceso. En la mayor parte de los procesos de elaboración de los vinos blancos las lías se retiran como hemos visto, en algunos casos no es así.

La crianza sobre lías es un proceso que proporciona al vino ciertas propiedades organolépticas y una mejoría de su estabilidad físico-química.

Las lías son microorganismos, principalmente levaduras, encargadas de realizar la fermentación alcohólica, y en menor grado bacterias, sobre todo si el vino no realizó la fermentación maloláctica, que al terminar su actividad, se mueren y se van descomponiendo, proceso conocido como autolisis. Podeís encontrar una descripción más profunda del proceso en este articulo de la Wiquipedia.

En esta descomposición, van cediendo compuestos que pueden mejorar las características del vino. Para conseguir una homogeneidad en el reparto de compuestos provocado por la autolisis de las levaduras, el vino tendrá que ser removido.

Si se encuentra en barricas, el método más tradicional es el battonnage, palabra francesa, que consiste en introducir un utensilio con forma de bastón y girarlo en círculos para generar movimiento en el vino, de esta manera las lías que se encuentran precipitadas en el fondo de la barrica se repartirán por todo el interior del recipiente.

En muchas ocasiones como el vino se encuentra en depósitos, se tendrá que realizar un remontado, y este método consiste en generar un circuito cerrado, de tal manera que se succiona el líquido por la parte inferior del deposito y se devuelve por la superior, originando un movimiento que hará que las lías se distribuyan de manera más regular.

Clarificación del vino

El proceso consiste en añadir al vino un clarificante para que mediante cargas electrostáticas se una a partículas en suspensión de carga contraria, formando flóculos mayores que precipitan por acción de la gravedad.

Con este proceso se busca eliminar posos o partículas en suspensión. La Bentonita tiene una carga contraria a la de las proteínas y se utiliza sobre todo en blancos y rosados para eliminar el exceso de proteínas.

Al consumidor de vino actual le suelen molestar las particulas en el vino, con lo cual es un proceso muy utilizado para dejar al vino totalmente desprovisto de ellas.

Estabilización por Frío

Se somete al vino a un enfriamiento para que precipiten en el depósito las sales de ácido tartárico que no son solubles a menor temperatura. El ácido tartárico, principal ácido de la uva, forma sales con el Potasio y el Sodio que son los tartratos.

Filtrado del vino

Es otro de los procesos que se utilizan para eliminar los sedimentos en el vino. Ya hemos comentado que el consumidor de vinos actual los tolera muy poco, por lo cual los bodegueros ponen especial cuidado normalmente en estos procesos.

Con el filtrado del vino blanco se pretende dejar el vino perfectamente limpio y preparado para su embotellado.

Evita que aparezcan precipitados en la botella al enfriar el vino para servirlo. Con este proceso solo faltaría embotellar el vino blanco y listo para su consumo.
Si os ha gustado el post no dudes en compartirlo, y si quieres comentar encantados de que lo hagas.

El vino blanco: Los secretos de su elaboración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

El sitio Web utiliza cookies para mejorar su experiencia de usuario, si continuar navegando supone que acepta el uso de las cookies de la Web y nuestra política de cookies. Para más información haga click.

ACEPTAR