Tengo dos grandes pasiones en la vida ,una el deporte  la otra el Vino.

Las dos aficiones me encontraron a mi, más que yo a ellas, en diferentes momentos de la vida pero con la misma intensidad.

La primera en las plazas de la ciudad y en el patio del colegio cuando los niños jugábamos durante horas.

Y la segunda y la que nos ocupa, el vino, la encontré años más tarde, cuando ya tienes una edad que requiere que comiences a trabaja para ganarte la vida.

Llevo transportando botellas de la despensa para la barra y  de la despensa al comedor del restaurante  media vida; y entre ir y venir surgió el interés por el vino, tanto por el contenido, ese líquido que algunos dicen néctar de dioses, como por el continente, las más humilde botella.

Vinos de Suárez - Director

Comencé a interesarme por sabores y olores, por las tierras donde nacen, por las denominaciones  de origen, por los vinos de autor, por beber  vinos aprendiendo a saborearlos.

Y como cuando me interesa algo no suelo quedarme en la superficie de las cosas, en el fútbol después de jugador seguí entrenando equipos. Afición que aun conservo por que me da equilibrio, cosas poco más gratificantes existen que ayudar a los otros a dar lo mejor de si mismo.

En lo profesional fui envolviéndome cada vez más en el mundo de los vinos, y siendo el responsable de su compra en una gran empresa de Hostelería, me formé y aprendí a apreciarlos.

Cursos de cata por el camino y miles de vinos probados después, entendí que lo mío no solo era oír música, tenía que ser músico. Ya no bastaba con probar el vino tenía que hacer vino.

Fue así como entré en el estado casi febril de querer elaborar vinos,  lo que llevó a una decisión importante,  hacer los vinos que querría tener en  mi mesa.

Decisión que me ha dado la satisfacción de crear unos caldos cuidados y equilibrados con los que agradar a quienes deseen probarlo. Hago vino para que los demás disfruten con su consumo.

Pero elaborar vinos lleva aparejado tener que venderlos, y con toda la ilusión del mundo puse a funcionar un proyecto como Viños de Suárez, proyecto que no es otra cosa que hacer un sueño realidad.

Sueño que debe llevar a donde creo que deben de estar los tres vinos más destacados de mi tierra, Galicia: un ribeiro blanco llamado  Rutas do Camiño, que ya tiene el primer trecho del camino andado.

Y dos Viños de Suárez que os quiero presentar hoy: Rutas do Destino, mencía tinto equilibrado y  Rutas do Recordo, un albariño que enamora,  igual de esperados y queridos que su hermano mayor.

Desde Viños de Suárez deseo que este trío de vinos os haga pasar unos excelentes momentos en compañía de amigos y de la familia. Entre recuerdos, destinos, caminos y rutas, solo espero que podamos encontrarnos y compartir una conversación delante de  un buen vino.

Si aún no lo has hecho, te invito a probarlos.

Uso de cookies

El sitio Web utiliza cookies para mejorar su experiencia de usuario, si continuar navegando supone que acepta el uso de las cookies de la Web y nuestra política de cookies. Para más información haga click.

ACEPTAR