Viñas en el Ribeiro

Tres ríos forman los valles de la Comarca del Ribeiro donde se asienta la producción de uno de los vinos más historia de los que se producen en España.

Los tres valles del Rio Miño, Avia, y Arnoia dan lugar a una zona de vinos de más de 3000 hectáreas situadas entre los 75 y los 400 metros de altitud, en suelos fundamentalmente graníticos.

Es una comarca situada al norte de la provincia de Ourense, que como sabréis es la única provincia de Galicia que no tiene salida al mar, esta situación modela su clima de transición oceánico-mediterráneo, que desde la época romana se dedica al cultivo del viñedo.

Es un clima húmedo de temperatura temperaturas templadas de 14.5 ºC de media anual y una pluviometria que alcanza 950 mm
Pero tiene una peculiaridad muy acusada durante los meses de maduración de la uvas, coincidiendo con la época veraniega las precipitaciones son insignificantes, o incluso no existen en absoluto.

Su capital es Ribadavia, y a ella pertenecen los ayuntamientos de A Arnoia, Avión, Beade, Carballeda de Avia, Castrelo de Miño, Cenlle, Cortegada, Leiro, Melón y  la propia capital de la comarca Ribadavia.

Viño Ribeiro en gallego vendría a traducirse como vino de la Ribera del Río.
Para los que queráis disfrutar del Ribeiro en la comarca en la que se produce es bueno que sepáis que es una zona de excelentes Balnearios que aprovechan sus aguas termales.

Una buena cura antiestress es conocer sus vinos combinándolo con unas sesiones en sus balnearios, os aseguro pro experiencia propia que volvereis mucho más relajados a vuestras ciudades de origen.

Un poco de historia del Ribeiro y su comarca.

El primero que mencionar el vino del Ribeiro es Estrabón nacido en 64 o 63 a. C.- y muere entre 19 al 24 d. C.) fue un geógrafo e historiador griego conocido por su obra que describía la mayor parte de las tierras bajo control romano en el tramo final de la Republica y comienzo del Imperio.
También está documentada la exportación del vino a Roma luego en plena época imperial.
Serán en a partir del siglo XI los monjes del monasterio de San Clodio, acompañados por los del monasterio de Oseira en los siglos XII y XIII, den un impulso a la viticultura de la época. Son monasterios si bien alejados geográficamente, mantenían bajo su dominio distintas tierras de cultivo y prioratos para la producción de esta bebida que como en muchas zonas de la España de esos siglos estaba muy relacionada con el culto religioso.

Comenzó de nuevo la exportación del vino del Ribeiro en tan lejanas fechas al amparo del Camino del Santiago su difusión por Europa, los vinos del Ribeiro habrían llegado a Europa de la mano de comerciantes judíos, que también a su vez dejaron en Ribadavia su gran legado histórico y monumental con una bien conservada judería en Ribadabia.

Está documentado que en los siglos XIV y XV, se exportaba ampliamente a diferentes reinos europeos, a los reinos de Francia, Portugal,a las tierras Italianas, y principalmente al Reino Unido. Se transportaba en balsas y en carruajes para el embarque en los puertos gallegss, siendo la navegabilidad del río Miño fundamental para la economía del Ribeiro.

A principios del siglo XIX y como consecuencia de las guerras napoleónicas, los ingleses tenían dificultad para comprar el vino de Bordeos, y decidieron invertir en la comarca del Ribeiro.

Pero el obispo de Tui prohibió el comercio con Inglaterra por motivos religiosos, con la iglesia topo el buen vino del Ribeiro. Los Portugueses menos melindrosos sí vendieron sus vinos de Oporto a la protestante Inglaterra.

Esta prohibición de la exportación al Reino Unido se le sumó en 1850 la infección de oídio, un hongo que en poco tiempo diezmo los viñedos.
En 1892 llegaron nuevas plagas, el mildio y la filoxera, con el que se produjo un relevo de las variedades autóctonas (treixadura, torrontés, godello, loureira, albariño) por variedades más resistentes y de peor calidad, fundamentalmente a palomino.

El Ribeiro entro en una fase en la que podemos hablar de decadencia de la calidad del vino que no de producción que siguio siendo muy alta.

Con todo en 1932 es reconocido como denominación de origen. El Consejo regulador se creó en 1956.

En los últimos años del siglo XX la producción y la exportación de vino del ribeiro vivió una revitalización.

Ribeiro vuelve a sus orígenes y resurge con fuerza apostando por las variedades autóctonas mediante la recuperación de antiguas plantaciones y plantaciones mediante programas de reconversión y reestructuración de viñedo apostando cada vez más por las uvas autóctonas.

Y este es amigos el Ribeiro que nos interesa destacar a partir de estos momentos del post.

El vino del Ribeiro siempre ha sido un vino polivarietal, ha apostado por vinos donde se mezclan uvas de diferente, es decir, son un coupage de diferentes uvas.

Coupage que si no tiene presencia de palomino y si de variedades autóctonas gana muchisimo, variedades que se han adaptado a lo largo de los siglos a las características de la Denominación de Origen para alcanzar su máxima expresión.

La cantidades de los distintos tipos de uvas autorizadas por la denominación es amplio, y los vinos varían de bodega a bodega, o incluso en las distintas marcas de una misma bodega utilizan cuopages de uvas diferentes. Variedad que se agradece en un mundo del vino que cada vez se uniformiza más.

Por lo tanto son por estos coupages de uvas autoctonas por los que han apostado las bodegas punteras de la denominación y por la que apuesta Vinos de Suárez con su rutas del camino.

Sus uvas destadas en los blancos son la TREIXADURA

Distinguida, armoniosa, completa, la Treixadura es la variedad blanca fundamental para los blancos del Ribeiro, es perfecta para la zona expresando en ella todo su potencial en la comarca . En progresiva implantación está desplazando a otras variedades menos apropiadas para esta zona como el palomino que tanto daño ha hecho a la calidad del vino de esta zona; resulta insustituible en la Comarca del Ribeiro y ha sido la principal responsable de que los vinos alcanzaran su bien merecida fama.

TORRONTÉS

Es la segunda variedad blanca autóctona más utilizada en el Ribeiro, es propia de la zona; suele utilizarse para dar complejidad a las distintas mezclas siendo raros los monovarietales pero existen, lo digo por si sientes curiosidad.

GODELLO

Es la tercera variedad blanca autóctona de mayor producción en el Ribeiro, base de otros grandes vinos gallegos, en el Ribiero es una variedad con un aporte a la fase gustativa de los vinos, aquí suele utilizarse como complementaria o como base de la mezcla. En otras denominaciones gallegas es la uva principal de sus vinos.

ALBARIÑO

Esta variedad de excelente comportamiento se puede caracterizar por ser muy completa y exuberante; normalmente es utilizada como complementaria en el Ribero aportando complejidad aromática, acidez y glicerol si bien es apta para la elaboración de monovarietales, y ciertas polémicas se han levantado con la vecina denominación de la Rías Baixas con estos vinos Albariños monovaritales del Ribeiro.
Otros uvas a autóctonas son la Albilla, Macabeo o Loureira, de menor producción pueden aparecer o no en los vinos del ribeiro, toda este aporte de variedades de uvas nos aporta en buena medida un importante variación en los vinos.

Copa de Ribeiro

Mención aparte merece la PALOMINO

Variedad foránea que es introducida en la denominación a principios del siglo XX después de la práctica destrucción del viñedo por el oídio y la filoxera.
Actualmente en proceso de eliminación, según la propia Denominación de Origen Ribeiro, a favor de las variedades propias de la zona.

Decisión de la que nos alegramos ya que ha sido la reponsable en buena medida de una bajada de la calidad en el Ribeiro en el siglo pasado, que solo se comenzo a remontar a partir de los años 80 del siglo XX.

Si vas a probarlos apuesta siempre por los que lleven mezclas o coupage de uvas autóctonas, que aporta unos vinos blancos de color pajizo pálido, elegantes, frescos, ligeros y aromáticos, de alegre acidez y con una graduación alcohólica suave.

Un vino perfecto para aperitivo, como saben bien los gallegos, que lo piden junto a las inseperables tapas en las zonas de vinos de ciudades y pueblos.

Espoleados por elaboradores empeñados en rescatar para los vinos del Ribeiro la dignidad que tuvieron en otras épocas, han conseguido que las grandes bodegas acogidas a está Denominación de Origen gallega, replantean su apuesta basada en los grandes volúmenes y se suman al segmento de los blancos de calidad.

Y más que seguir hablando de él lo que os invito es a que lo pruebes sufrido lector.

Compartir siempres es bueno, piensa que alguien puede de dejar de probar este vino por que tu no hayas compartido el post. 😉

Ribeiro el vino blanco de tradición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

El sitio Web utiliza cookies para mejorar su experiencia de usuario, si continuar navegando supone que acepta el uso de las cookies de la Web y nuestra política de cookies. Para más información haga click.

ACEPTAR