Maridar vino blanco

La primera regla es que no existen reglas exactas en el maridaje del vino y las comidas, y  en el caso del vino blanco no es una excepción.

El único límite debe de ser el gusto de la persona que va a maridar el vino con unas determinadas comidas.  Las posibilidades de conjugación de comida y bebida tienden a ser infinitas.

Pero dicho esto, como declaración de intenciones, existe unos límites en los que encuadrar esta elección, y en el caso de los vinos blancos, en mi opinión, el sabor del vino no debe ni esconder, ni sobrepasar el sabor de lo que vamos a comer.

La idea es la contraria, el vino blanco que elijamos finalmente debe de complementar y a ser posible intensificar los sabores  de las comidas a las que va a acompañar.

Primero pensemos en las características de los vinos blancos en relación con los tintos, los blancos son más suaves que los tintos. Su sabor es menos fuerte que el de éstos últimos, como contrapartida tienen una mayor cantidad de acidez y resultan más frescos que que el vino tinto.

Esta es la causa y no otra por la que si bebes un vino blanco acompañado de un chuletón de buey, seguramente no apreciarás el sabor del vino. La carne roja tiende a aplacar aromas y sabores del vino blanco lo que no te permite apreciar el vino blanco cuando comes carnes rojas

Con alimentos más ligeros, más suaves pero que en ningún modo tienen que ser menos sabrosos, acompañarlos con un buen vino blanco es una excelente idea, ya que aquí si los alimentos dejan expresar al vino todas sus potencialidades.

No solo eso, si la decisión es acertada, la comida se verá resaltada con la combinación de sabores entre el vino blanco y  el plato seleccionado.

Unas recomendaciones básicas para el maridaje de vinos blancos que seguramente te dejaran satisfecho son:

Pescados

El blanco es una apuesta segura que combina a la perfección con los pescados.

¿Quiere esto decir que no podemos tomar un pescado con un tinto?

No, en absoluto. Dependiendo del tipo del pescado y de la guarnición el tinto puede ser una excelente elección para acompañar a algunos platos de pescado.

  • Existen pescados como el salmón, al ser un pescado muy graso, así como el bonito, el atún o el bacalao, maridan perfectamente por un vino tinto joven, e incluso con vinos de maceración carbónica.
  • Los salmonetes, van igualmente bien con tintos jóvenes y algún rosado corpulento de Merlot.
  • Los ahumados casan muy bien con Chardonnay fermentado en barrica, al igual que un buen rosado y tinto joven.

Si bien es cierto lo dicho anteriormente, no es menos cierto que en general, el maridaje de vino blanco y pescado es la apuesta segura.

  • Para pescados con un sabor fuerte, como por ejemplo la lubina, un vino blanco que tenga algo de crianza será una opción excelente.
  • Para los pescados en fritura  una opción interesante son blancos elaborados con la variedad palomino.
  • Para el lenguado y el rodaballo en elaboraciones tradicionales y no muy complejas, son recomendables blancos frutales y aromáticos: Albariños Rías Baixas, Ribeiros blancos o  Sauvignon Blanc, pueden se opciones interesantes.
  • Si los pescados están elaborados con limón o naranja, suelen dar un amplisimo juego vinos como el Riesling o algún Muscat seco.
  • La merluza, en elaboraciones sencillas, va bien con Albariños, Godellos, Verdejos, etc.
  • Para los guisos de pescado en cazuela de barro, que combinan pescado con algún molusco y están aderezados con perejil, nos gustan los blancos de macabeo, parrellada y xare-lo.

Para los mariscos, los blancos son también una excelente elección.

  • Las ostras van muy bien con excelentes blancos gallegos, de los que el Rutas do Camiño y Rutas do  Recordo son dos grandes representantes, disculpad la cuña publicitaria. Igualmente hacen un excelente maridaje con vinos espumosos secos.
  • Los crustáceos casan bien con Riesling, Verdejos o blancos de Alella.
  • La langosta con elaboraciones sencillas o con salsas a base de mantequilla, irá va bien con un Chardonnay fermentado en barrica.
  •  Con el pulpo, ‘a feira’ puede ser una buena idea maridarlo con tintos jóvenes poco tánicos y con cierta acidez.

Aves, no siempre el vino blanco es la mejor elección.

Aves Blancas  como el Pollo, Pavo, Pularda en general son carnes suaves, neutras, con poca grasa, su maridaje viene dado más que por la guarnición que los acompaña, más que por la propia carne.

Aderezadas con limón, naranja y hierbas aromáticas nos iremos a un blanco de cuerpo medio como un Chardonnay.

Si es sencilla (verdura, ensalada), podemos optar por un tinto ligero.

Si por el contrario es más rotunda apareciendo rellenos (huevo, jamón, queso, frutos y frutas secas…), setas y salsa de trufas nos decantaremos por unos vinos más estructurados.

Aves Grasas como el Pato, Oca, Ganso, etc, dado el sabor graso que impregna su carne, necesitan blancos frescos de consistencia: Albariños o Ruedas fermentados en barrica, Rieslings, etc.

Caza: Perdiz, Codorniz, Pichón, Becada, Faisán, etc. Dada su carne más fuerte y gustosa casan a la perfección con tintos no excesivamente potentes. Podemos apostar por algunos vinos como los de la Ribeira Sacra, tipo Rutas do Destino o tintos de la DO de Monterrei.

Como veis no existe una norma exacta que implique que el marisco, las  aves o los pescados tienen que ser acompañados con vino blanco. En ocasiones ni siquiera será el elemento principal del plato el que determine la elección del vino, sino que la guarnición puede ser un elemento esencial para decidir pedir un vino blanco, u otro tipo de vino.

Lo realmente divertido es que juegues con las posibilidades que te ofrecen la inmensa variedad de vinos que tienes a tu disposición. Prueba, juega con los maridajes, atrévete, en ocasiones no saldrá bien, pero en otras obtendrás resultados excepcionales.

¿Qué opinas tu sobre los maridajes? ¿Qué maridajes te han funcionado a tí?

Amigo, si  te ha gustado compártelo en redes sociales, te lo agradezco.

Vino Blanco, una Guía Básica de Maridaje.

2 thoughts on “Vino Blanco, una Guía Básica de Maridaje.

  • 24 marzo, 2017 a las 01:14
    Enlace permanente

    Gran artículo, y buenas recomendaciones. Coincido con el comentario final, no hay norma exacta. Todo es muy flexible y hay que tener algo de talento, jajaja creo yo que si, hay que tener buen gusto para decidir que maridar con qué.

    Responder
    • 24 marzo, 2017 a las 10:56
      Enlace permanente

      Gracia por tus palabras. Un poco de intuición y atreverse con los maridajes, si no salen bien, al menos será divertido.
      Saludos.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

El sitio Web utiliza cookies para mejorar su experiencia de usuario, si continuar navegando supone que acepta el uso de las cookies de la Web y nuestra política de cookies. Para más información haga click.

ACEPTAR